Solo futbol base

AITOR GOÑI, ENTRENADOR DE EL OLIVAR BENJAMIN PREFERENTE

ENTREVISTA A AITOR GOÑI, ENTRENADOR DE EL OLIVAR  BENJAMIN PREFERENTE

¿Qué significa para usted ser entrenador de futbol?

Es una forma de estar ligado a este deporte, de intentar que las personas a las que entrenas progresen y aprendan gracias a tus consejos y que al fin y al cabo, te sirve para desarrollar y enseñar tus ideas de este deporte dentro de un grupo.

-Para que le conozca la gente, su currículum deportivo es…

Como jugador empecé a jugar a fútbol sala en el colegio hasta que en alevines pase al Atlético Escalerillas. Pase allí por todas las categorías hasta que en segundo año de juveniles me marché y estuve un año jugando en un equipo de futbol sala. En el tercer año de juveniles, volví al fútbol 11 pero esta vez en el Club Deportivo Miralbueno, para pasar posteriormente a jugar en los regionales, donde todavía sigo jugando.

Como entrenador, mi comienzo creo que fue como el de mucha gente. Empecé echando una mano en la escuela de fútbol en el Club Deportivo Miralbueno colaborando con varios equipos durante tres años. A partir del segundo año, también comencé como segundo entrenador con un equipo de segunda benjamín donde estuve dos años. Al año siguiente, pase a llevar como primer entrenador el segunda alevín del club, estando dos años en esta categoría. La siguiente temporada, la pasada, baje de edad y volví a llevar a los benjamines.

Este año se me dio la oportunidad de ir al Olivar para llevar el Benjamin Preferente y decide aceptarla.

-¿Qué sintió la primera vez que entró a un vestuario y encontrarse con todas las miradas fijadas en Usted?

Sentí algo de nervios aunque principalmente responsabilidad. El entrenador es el responsable del grupo y más en fútbol de formación, donde quieras o no, la influencia que tienes en los jugadores, en todos los ámbitos (técnica, táctica, comportamientos, valores, etc.), es en la mayoría de los casos mayor que en edades más adultas.

-Como entrenador ¿Cómo se definiría?

Principalmente, exigente, metódico y organizado. Intento estar siempre encima de todos los jugadores cuando considero que no están concentrados. Por otro lado, me gusta intentar tener todo lo más controlado posible aunque a veces es complicado, de ahí el apoyo del resto del cuerpo técnico que se tenga. Con el jugador creo que suelo ser cercano aunque es algo que debo seguir mejorando.

-¿Cómo le gusta que sean sus entrenamientos?

Intento que el balón esté presente en todos los ejercicios y que los ejercicios sean lo más dinámicos posibles aunque a veces según lo que quieras trabajar es difícil. Me gusta mucho trabajar con diferentes tipos de posesiones y con ejercicios donde la interpretación que tengan que hacer los jugadores sea fundamental, dejando siempre un hueco para la diversión o relajación. También intento no hacer nunca un entrenamiento igual a otro, siempre se puede cambiar algo y si se quiere trabajar lo mismo, siempre se puede buscar la manera de hacerlo de distinto modo.

-¿Qué exige de sus jugadores?

Compromiso, esfuerzo y actitud. Considero que las tres cosas van de la mano y a partir de ahí todo se puede trabajar. También me gusta pedirles que no decaigan y que se atrevan a hacer cosas.

-¿Qué es lo primero que valora en un jugador?

De un jugador de mi propio equipo, las ganas que le pone en un entrenamiento o partido y la atención que tiene ante una explicación.

-Con la experiencia que tiene ¿díganos el perfil perfecto de un entrenador?

Existen muchos diferentes perfiles de entrenadores que tienen éxito, pero para mí, es básico que un entrenador sea un buen transmisor y que consiga que sus jugadores crean y confíen en él y en su idea. Si consigue esto, tiene mucho ganado.

Después está claro que todo depende de las edades y por ejemplo, en fútbol base, como he dicho antes, el entrenador juega un papel importante como formador.

-Cómo ve la categoría? El objetivo de la permanencia está siendo más duro de lo pensado….

Bueno, está muy igualada y prácticamente cada partido es un mundo, muy difícil de ganar y que se acaba decidiendo por detalles. Es una categoría muy bonita, se empiezan a ver cosas en algunos jugadores muy interesantes. Salvo el Amistad que es una barbaridad lo que está haciendo y para mi gusto, el Montecarlo que tiene un buen bloque que está algo por encima de los demás, el resto de los equipos están muy parejos, cada uno tienes sus armas. El que no tiene grandes individuales tiene un buen bloque y viceversa.

Sí, la permanencia parece que va a ser dura, quizá más de lo que se pudiera pensar aunque en cierto modo en la pretemporada y primeras jornadas se podía ver que la igualdad era máxima. Quizá lo que no se preveía es que hubiese tanta igualdad en cuanto a la clasificación y que no se abran grandes diferencias ya que tienes tres resultados buenos y pegas un salto como que tienes tres malos y te metes abajo.

-¿Algún defecto o manía hablando de futbol?

Manías muchas. Quizá a veces le doy bastantes vueltas a los partidos en general y cuando algo no sale en el entrenamiento lo mismo.

-¿Cuánto tiempo dedica al futbol?

Mucho, no sabría cuantificarlo. Al equipo le dedicaré la hora y media de los dos entrenamientos más unas horas tres/cuatro más semanales sin contar el día del partido pero es que, entre semana prácticamente todos los días en mi día a día hay algo relacionado con el fútbol y los fines de semana siempre intento ver algún partido más, ya sea de la categoría, en el propio Club o de algún amigo entrenador.

-¿Cuál ha sido hasta ahora el mejor momento que ha vivido como entrenador?

Deportivamente, la temporada pasada con los benjamines de Miralbueno fue espectacular, tanto a nivel deportivo como personal. Salía todo, quedamos campeones de liga y  llegamos a la final de copa provincial aunque acabamos perdiéndola. Además, personalmente fue también muy gratificante ya que había algunos chicos que habían empezado conmigo en la escuela del club cuando yo empecé a entrenar.

-¿Y el peor?

A las malas temporadas siempre hay que intentarle sacarle cosas buenas e intento no quedarme con cosas malas, no te sabría decir un momento concreto. Me fastidia cuando veo la tristeza e impotencia de los chicos al haber perdido un partido cuando trabajan bien.

-¿Qué aspectos son para usted los más importantes para formar a sus jugadores?

Parece un poco tópico decirlo pero es que el fútbol es un deporte de equipo por lo que considero primordial que para poder desarrollarlo hay que ser buen compañero y tener compromiso con el resto. Después, cada uno tiene que esforzarse en lo que a él respecta para mejorar él mismo y ayudar así al resto.

Aparte, para mí es muy importante en el fútbol el hecho de tomar decisiones y la interpretación que hace el futbolista en el terreno de juego, por lo que este aspecto intento ir inculcándoselo a los jugadores en estas edades pese a que todavía les quede mucho, no todo va a ser siempre A o B.

-Analícenos a su equipo en general.

Somos un equipo que prácticamente en su totalidad viene jugando junto desde abajo y eso les sirve a muchos de ellos para conocerse y compenetrarse bien. Quizá, no tenemos unas grandes individualidades visibles pero colectivamente los chicos trabajan mucho y saben hacerlo muy bien, además de que creo que tenemos jugadores con gran potencial, lo único que les hace falta es creer más en ellos.

-¿Cuál es el objetivo de su equipo, viendo que estáis donde estáis?

El objetivo del equipo a nivel deportivo es el de salvarnos, ahora y desde el comienzo de la temporada. Ahora mismo estamos en una mala racha en cuanto resultados pero llevamos haciendo varios partidos buenos, por lo que confiamos en que trabajando como lo venimos haciendo nos acaben saliendo las cosas.

-¿Y el suyo personal?

Deportivamente, el mismo que el del equipo, conseguir la salvación. Fuera de eso, espero poder haber ayudado a que los chicos hayan mejorado futbolísticamente hablando durante este año, que hayan aprendido cosas para que en el futuro sean mejores y sigan disfrutando con este deporte y si puede ser, que se lleven un buen recuerdo de mí.

Por lo demás, seguir aprendiendo, seguir formándome y seguir disfrutando de entrenar.

-¿Qué es lo que más le gusta del futbol?

Del fútbol, me gustan muchas cosas, veo mucho fútbol pero como entrenador, el hecho de entrenar semanalmente y poder luego en el partido plasmar lo que se entrene es una satisfacción muy grande. Aparte de eso, considero muy importantes y bonitas las amistades que se hacen con el fútbol a lo largo de los años.

-¿Y lo que menos?

Ese fanatismo que existe cada vez de formas más frecuente en los campos, sobretodo en futbol base, que conlleva a gritos, protestas, insultos e incluso violencia. Nos tenemos que dar cuenta, tanto entrenadores como padres o espectadores como los propios clubs que se perjudica con eso al fútbol pero sobre todo a los propios niños.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies