Solo futbol base

EL ENTRENADOR EN CADETES, POR JUSTO GUISADO

Nuevo artículo de Justo Guisado,Responsable de deportes de Huesca esRadio, en el facebook de Huesca esRadio , y Coordinador del Siglo XXI Oscense ,sobre las diferencias del papel del entrenador en las diferentes etapas de los jugadores. Hoy toca hablar de la categoría CADETE

“Conviene replantear un poco todo lo hecho hasta ahora, porque puede dejar de tener vigencia en ésta etapa. A todos los niveles, es el último paso para la graduación del deportista, su etapa juvenil marcará su futuro, por lo qué, éste peldaño del cadete es muy importante, cómo he dicho, a todos los niveles, incluido el del monitor y aquí ya podemos hablar de entrenador, en formación, pero entrenador.

En ésta fase el deportista tiene claro por qué está, nadie le obliga, nadie le acompaña al entrenamiento, ni le espera a la salida (hablo de la familia) comienza a gestionarse por sí mismo y a aceptar sus limitaciones, y sus excelencias. Si hasta ahora hemos hablado de grupo, comenzaremos a cambiar el lenguaje, sutilmente porque siempre hay que recordar la memorable y acertada frase: ningún jugador es mejor que todos juntos (Alfredo Di Stefano).

Tras la reflexión entramos en materia, el cadete acepa ya el trabajo físico cómo parte de la formación y mejora, e incluso podemos, y debemos entrar en lo específico con ellos. El trabajo puede ser a así particular, para aportar desde su posición o esfuerzo más al conjunto. Cabe perfectamente el trabajo personal o/y por líneas, tanto en el físico cómo en el técnico y esa técnica a su vez individual y colectiva; por eso comenzamos ya a hablar de entrenador: un especialista formado en la disciplina, que conoce el deporte en cuestión estando capacitado para aportar soluciones y trabajo colectivo e individual.

En lo competitivo, también debemos empezar a crecer con ellos, ya que normalmente lo exigen, crear aquí objetivos cortos y variables, y compartirlos con el equipo es bueno, las normas también tienen su importancia, ellos mismos las exigen, cumplen y sancionan, el equipo debe de empezar a tomar decisiones y a tener autonomía en esas parcelas que ya son suyas, horarios, vestuario, comportamiento en los entrenos, en los desplazamientos, en el campo… el entrenador observa y participa aquí como uno más, cada uno comienza a aceptar su personalidad, obligación y responsabilidad, el entrenador/monitor también.

Etapa muy interesante, de salir bien, el paso a juveniles será satisfactorio para todos, jugadores, entrenadores y club.”

Justo Guisado

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies