Solo futbol base

EL ENTRENADOR EN INFANTILES, POR JUSTO GUISADO

Continuamos con la serie de magníficos artículos de Justo Guisado,Responsable de deportes de Huesca esRadio, en el facebook de Huesca esRadio , y Coordinador del Siglo XXI Oscense ,sobre las diferencias del papel del entrenador en las diferentes etapas de los jugadores

“Solo de escribir la palabra ya me pongo serio, cuidado con ésta categoría, es la piedra angular del crecimiento del futuro deportista, si hasta ahora le dábamos mucha importancia al monitor formador, aquí en ésta etapa, es determinante elegir bien, de hecho la recomendación es no cederle la responsabilidad a uno sólo, lo mejor por lo que vamos a ver es poder contar con dos, y para acertar, describamos al infantil.

Nuestro alevín ya es irreconocible, la edad lo trasforma, en etapas diversas y dependientes de cada cual, a veces poco a poco, y otras repentinamente; es curiosos en dos semanas es otro, el cambio es físico, mental y emocional. Del deportista dinámico, dispuesto, alegre, comunicativo, despegado… pasa a convertirse en un extraño, huraño, encerrado en si mismo, despistado, descoordinado, vago, con crecimiento desigual, músculos fuertes para huesos cortos, o huesos largos para poco músculo, más tronco inferior que superior, pelos en sitios desconocidos para ellos, cambios hormonales con información desacertada, reconocimiento del sexo contrario… todo un mundo de sensaciones distintas que no se parecen a la realidad que viven, ya que cada uno de ellos, lo experimenta de manera particular.

En éste panorama tan desalentador, el grupo es muy importante, lo más importante, ya sea deportivo, social o educativo y escolar. Un porcentaje alto de abandonos de la práctica deportiva se da en éstas etapas, donde descubren algo de autonomía, y otras “parcelas” del mundo que hasta entonces no le daban importancia. El grupo de iguales es su máxima prioridad, por lo qué, si conseguimos que ese círculo sea el correcto estaremos dando el paso más grande en la formación del futuro deportista y por ende, de la persona.

La elección del “jefe” del grupo en modo monitor/educador cómo vemos es muy importante, autoritario sí, aunque ojo sin pasarse; nadie que éste tan alejado de la edad como para no entenderlos ni tener la paciencia que requieren, tampoco tan cercano cómo para que empáticen demasiado y acabe siendo una fiesta general, o peor, un desorden a todos los niveles.

Lo mejor dos monitores, primero porqué el grupo es complicado y suelen ir a dos o tres marchas distintas, y nunca conviene generalizar, pero en ésta etapa menos, otra razón es para tener uno autoritario y otro más cercano y permisivo, y la definitiva, porque cansan mucho, y entre dos se lleva mejor. Aún con todo, cuando llega la etapa final y comienzan a madurar, son un divertido grupo de problemas.

Todo esto es válido para ellos y ellas, aunque en éste momento particular sí que hay diferencias, pero la idea de cómo administrarlos es general.”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies