Solo futbol base

ALBERTO ESTER , ENTRENADOR DEL PEÑA FERRANCA “A” FEM. TERRIT.

ENTREVISTA A  ALBERTO ESTER , ENTRENADOR DEL PEÑA FERRANCA TERRIRORIAL “A”

– Es cierto o no que crece el fútbol femenino en Aragón?

Si, claro que crece, no al ritmo que debería crecer, pero crecer, crece. Hay otras comunidades donde crece mucho más rápido, probablemente a mayor demografía más licencias, este es nuestro problema de siempre. Pero también es verdad que si se pusieran los medios adecuados para fomentarlo, crecería más rápido.

– Para que le conozca la gente, su currículum deportivo es…

Como jugador empecé en las categorías inferiores del club de mi pueblo, la Unión deportiva Barbastro, estoy hablando de los años 80 a 90. Terminada mi etapa en el fútbol base pasé al primer equipo, por aquel entonces el Barbastro era referencia de la tercera división Aragonesa, había hecho un equipo a golpe de talonario. Al no tener minutos tuve que buscar salida en otros equipos de la tercera división de aquellos años; Alcolea CF, CD Tamarite, Sariñena y At Monzón fueron los equipos en los que jugué hasta que con 26 años me di cuenta que mi objetivo de vivir del fútbol no sería posible. Esto unido a algunas lesiones y la dificultad de compaginarlo con mi vida laboral, hizo que dejara el fútbol a edad temprana. Estuve desvinculado de este deporte hasta que mi hija mayor, cuando tenía ocho años, quiso empezar a jugar.

A pesar de que como padre el recuerdo que yo tenía en esos momentos del fútbol como complemento a la educación no era el mas adecuado, decidimos apuntarla y al acercarme otra vez al futbol y reencontrarme con antiguos compañeros, que ahora se dedicaban a entrenar, me propusieron echar una mano. Aquí empezó mi relación con los banquillos y pasé a colaborar en el futbol femenino. Esto sirvió para darme cuenta de lo mucho que había evolucionado este deporte durante los diez años en los que estuve apartado de este mundo y que este se había convertido en el complemento ideal para la educación de los chicos y chicas. Desde aquí he realizado labores de monitor y entrenador en los tres equipos de futbol Femenino de la Peña Ferranca (en el equipo A solo este año), además de hacer de entrenador durante varios años en equipos masculinos en edad Alevín y Juvenil en el club de futbol base de nuestra ciudad (Asociación Deportiva Barbastro Base). Este año compagino mi labor de entrenador en un equipo Alevín masculino con la de entrenador del primer equipo femenino de la Peña Ferranca.

-¿Hay alguna diferencia a la hora de trabajar con chicas o chicos hablando de fútbol?

En un principio y vistos los chicos y las chicas como individuos que tienen que aprender a jugar al fútbol, desde mi punto de vista no hay diferencias o no debería haber diferencias. Al final una chica o un chico se tiene que convertir en jugador de fútbol trabajando las mismas cosas para conseguir una buena percepción, una buena toma de decisiones y una buena ejecución de las decisiones tomadas y aunque podemos trabajarlas de diferentes maneras no hay distinción de ejercicios para chicas o chicos. Ahora bien, dadas las circunstancias del fútbol femenino, y particularmente del fútbol femenino Aragonés, sí que como entrenadores tenemos que tener en cuenta muchos más detalles entrenado a un equipo de chicas que a un equipo de chicos. Generalmente cuando entrenas a un equipo de chicos, si son fútbol base, todos se encuentran en el mismo rango de edad, solo (que no es poco) tienes que preocuparte de preparar ejercicios adecuados a una misma categoría, buscando la mejora en el día a día. En cambio en Aragón, como no existen categorías inferiores femeninas, se da la casuística de que niñas de 13 años tienen que competir o compartir equipo con mujeres que superan los 30. Esto supone que te puedas encontrar en un mismo equipo jugadoras en edad infantil, cadete, juvenil y veteranas, teniendo que tener mucho cuidado en preparar ejercicios para todo este rango de edades, esto dificulta mucho los entrenos.

– A favor o en contra de crear dos Divisiones en la Femenina Territorial?

Totalmente a favor, aunque esto supusiera que la competición tuviera que disputarse a cuatro vueltas por la falta de equipos. En todas las circunstancias, no poder competir cada domingo es un lastre en la evolución de las jugadoras y de los equipos. Tanto si las jugadoras compiten contra un equipo muy muy superior como si compiten contra otro muy muy inferior pierden entusiasmo en los partidos. No es el momento de enumerar la infinidad de beneficios que habría para el fútbol femenino Aragonés si hubiera dos categorías en la Territorial. También entiendo que hablo con el desconocimiento de todos los detalles y que si no se hace será porque habrá unas razones importantes que lo impidan.

-Como entrenador ¿Cómo se definiría?

Esto igual tendría que contestarlo una persona que no fuera yo y pudiera ser mas objetiva. Pero yo creo que mi principal característica es ser trabajador, igual que en cualquier faceta de la vida. Los milagros no existen y aunque las casualidades sí y puedes tener suerte de encontrarte en el equipo adecuado en el momento oportuno, a largo plazo, o trabajas o no hay resultados sean cuales sean los objetivos.

Deportivamente, como a todos los entrenadores, me gustaría que mi equipo jugara como la etapa dominadora de la selección española, pero esto es una utopía, en el fútbol femenino no suelen darse las circunstancias para crear un equipo según las necesidades de tu modelo de juego y tienes que adaptarte a lo que tienes y por tanto ser versátil y trabajar mucho.

Por suerte en la escuela de entrenadores de la Federación Aragonesa de Fútbol tenemos muy buenos profesores que te enseñan a ver el fútbol desde diferentes prismas sin perder el único objetivo: la mejora individual de los jugadores y la mejora del equipo. Esto solo se consigue TRABAJANDO MUCHO.

 

-Hasta dónde es importante que las chavalas crean en el discurso del mister?

Es todo, si un entrenador no es capaz de implicar a sus jugadoras en su propuesta, en su modelo de juego, mejor dejarlo porque la principal característica de una jugadora o jugador de fútbol tiene que ser el entusiasmo, el compromiso y si no creen en lo que hacen, no habrá entusiasmo, y cuando aparezca la primera dificultad, problemas. Esto es algo que se gana con trabajo y si hay implicación en todas las partes las dificultades no lo serán tanto porque si se sienten identificadas con la propuesta del entrenador todas intentarán ayudar a encontrar las soluciones.

¿Cómo le gusta que sean sus entrenamientos?

Como entrenador, tengo claro que “se juega como se entrena”, no es una frase mía pero la repito muchas veces a mis jugadoras. Por tanto en primer lugar tienen que estar muy bien planificados para conseguir los objetivos que buscas, que no existan tiempos muertos para intentar realizar el 100% de los ejercicios planificados.

Al final, para conseguir los objetivos de cada entrenamiento, hay que pensar como le gusta a tu equipo que sean los entrenos. Si te lo planteas desde este punto de vista será más fácil conseguir los objetivos porque son las jugadoras las que con su entusiasmo y sus ganas harán que lleguemos a los objetivos.

A mis jugadoras les gustan los entrenos dinámicos, divertidos y que tengan retos alcanzables con objetivos claros.

– ¿Qué exige de sus jugadoras?

Sobre todo compromiso y concentración, en los entrenos y en los partidos. Si hay compromiso y concentración en lo que se está haciendo antes o después se cumplen objetivos. No es fácil conseguir esto cuando tienes edades tan dispares.

-¿Qué es lo primero que valora en una jugadora?

Lo primero su compromiso, si no hay compromiso lo demás ya no hace falta.

 -Qué equipos le han gustado más en lo que va de Campeonato?

Llevamos solo dos partidos, no tengo argumentos para poder comparar, los dos equipos a los que nos hemos enfrentado eran diferentes, uno el Peñas Huesca “B”, un equipo muy joven y primer año de muchas o todas las jugadoras en fútbol 11, un equipo que mejorará semana a semana y más teniendo en cuenta que detrás está un grupo de personas muy serias y trabajan bien. El segundo partido fue contra el Sala Zaragoza, un equipo de mezcla de jugadoras jóvenes y veteranas de calidad contrastada en la categoría, que en cuanto las jóvenes se acoplen al resto del grupo será un buen equipo.

-Con la experiencia que tiene ¿díganos el perfil perfecto de un entrenador?

Buff, pues no lo sé, si lo supiera, por supuesto que yo sería el entrenador perfecto porque me esforzaría en cumplir los requisitos. Ahora en serio, para mí un entrenador tiene que tener una condición indispensable, gustarle mucho mucho el fútbol, lo demás, pues lo mismo que si quieres ser bueno en cualquier faceta de la vida, en tu trabajo, como padre etc, formarte mucho, escuchar mucho, observar mucho y trabajar mucho.

-¿Algún defecto o manía hablando de futbol?

Pues sí, un defecto, y parece ser que desde el punto de vista del entrenador muy gordo aunque estoy en proceso de superarlo. Hablo demasiado en los entrenos y en los partidos, le pongo tanto entusiasmo que a veces puedo llegar a influir, facilitar demasiadas veces en “la toma de decisiones” de mis jugadoras dentro del campo, lastrando su aprendizaje  su a y autonomía en este aspecto.

-¿Cuánto tiempo dedica al futbol?

Como entrenador de 18 a 20 h semanales, pero como tengo la suerte de que a mi pareja y mis hijos les encanta el fútbol, como aficionado al fútbol tanto en directo como en televisión, le dedico algunas horas más.

-¿Cuál ha sido hasta ahora el mejor momento que ha vivido como entrenador?

Pues no soy un entrenador muy laureado, a pesar de tener 48 años no llevo mucho tiempo en esto, no he conseguido grandes logros deportivos dignos de mención. Hasta ahora lo mas importante como entrenador ha sido cuando con el paso de los años me encuentro jugadores o padres de estos, que he llevado y me han dado las gracias sobre todo por lo felices que fueron en mis equipos, recordándome algunos consejos que parece ser les di y les han resultado importantes en su vida.

-¿Y el peor?

Pues el mismo pero al contrario, que también los ha habido. Algún padre que se ha quejado porque su hija consideraba que no jugaba lo que merecía o que juega en una posición que no es la adecuada. Con educación se puede hablar de todo, pero cando esta está ausente es un trago muy amargo.

-¿Qué aspectos son para usted los más importantes para formar a sus jugadoras?

No es una labor sencilla, son tantas cosas, lo más importante es tener un club detrás que tenga bien claro cuales son los objetivos, que esté muy bien organizado para que todo el mundo que tenga responsabilidades en esta tarea tenga claro cual es su labor, después buscar entrenadores que sepan lo que hacen y sobre todo que tengan mucha ilusión y que sean capaces de poder transmitirla. A partir de aquí es necesario tener los medios adecuados en cuanto a instalaciones, material y tiempo, mucho tiempo para trabajar porque como he dicho antes en esto del fútbol los milagros no existen y se juega como se entrena. Si entrenas bien y trabajas bien, juegas bien, si no trabajas y no entrenas bien, NO juegas bien.

-Me imagino que cuando quiere fichar a una jugadora la estudiará a conciencia, pero ¿Qué es lo que más valora en la jugadora?

Para mi lo mas importante de una jugadora, como he dicho antes, es el compromiso. Si partimos de unos mínimos, todo lo demás se puede conseguir trabajando, el fútbol femenino formativo en general y particularmente en Aragón aún tiene mucho camino por recorrer, y en estos momentos con trabajo se puede conseguir muy buenas jugadoras para competir en territorial, al margen de que algunas ya tengan innato “el duende” del futbol dentro.

Aunque no es el caso, si tuviera que ir a buscar una jugadora que deportivamente fuera importante para mi equipo, por supuesto que primero buscaría una que se adecuara al puesto que quiero cubrir. Si necesito una jugadora para jugar por dentro miraría los pequeños detalles que se pueden ver dentro del campo,  si es una jugadora que se sitúa bien, si controla con una pierna y pasa con la otra para hacerlo más rápido, si se posiciona bien para realizar los controles orientados, si tiene un juego rápido y seguro en corto y largo, si es zurda o derecha, con características de desborde si tiene que jugar en banda, como va de cabeza si la necesito para jugar de central, si es rápida, si físicamente es fuerte, etc. Pero para mí, como para todos los entrenadores, lo más importante que debe tener una jugadora es una buena TOMA DE DECISIONES dentro del campo, sin esto todo lo anterior no sirve para nada.

-Analícenos a su equipo en general.

En la Peña Ferranca tengo la suerte de tener un grupo de personas detrás que a nivel organizativo son muy buenos, esto te permite centrarte exclusivamente en lo deportivo donde somos cuatro personas que nos dedicamos a esta tarea con los tres equipos femeninos que hay en el club, las Alevines y los dos equipos que compiten en territorial. Este año al hacerme cargo del equipo “A” he tenido la suerte de tener 32 jugadoras donde he podido elegir a las 16 que he considerado que necesitaba en estos momentos y aunque deportivamente no he elegido a todas las mejores, porque hemos dejado en el B chicas con mucho nivel pero que no hemos querido lastrar su progresión por la falta de minutos que tendrían en el “A”, tengo un grupo muy sólido, muy uniforme y que me ha permitido hasta ahora sacar adelante todo lo que les he propuesto en todos los entrenos.  El equipo viene de un descenso de Segunda División Nacional y por unos u otros motivos han dejado el club muchas jugadoras que temporadas atrás fueron importantes dentro del equipo, pero se han quedado jugadoras “veteranas” (la mayor tiene 26 años) de mucho nivel y experiencia y esto junto a la incorporación de jugadoras jóvenes que vienen del “B” ha hecho que el nivel global del equipo sea muy alto.

Realmente en estos momentos no sé dónde estamos, hemos hecho una gran pretemporada donde hemos trabajado muy bien y hemos conseguido los objetivos que teníamos para este periodo. Las chicas han asimilado a la perfección el modelo de juego que les hemos propuesto, tienen muchísima ilusión pero no hemos competido aún contra equipos que nos digan dónde vamos a estar en esta competición. Yo personalmente con lo que veo en los entrenos y en los partidos realizados hasta ahora sigo manteniendo la misma ilusión que al inicio de los entrenos allá por el 6 de agosto y esto quiere decir que lo que veo es bueno.

Ahora con el inicio del curso escolar tampoco sé como afectará la ausencia de entrenos con el grupo de algunas de las jugadoras que estudian fuera, aunque son todos muy responsables y están muy comprometidas y realizan entrenos pautados por su cuenta y entrenando con algún equipo externo.

-¿Cuál es el objetivo de su equipo?

Este equipo viene de un histórico de siete años atrás de colarse en la fase de ascenso, y aunque desde el club, dado el cambio radical de jugadoras, el único objetivo que me han marcado es que formemos un equipo para hacerlo más fuerte cada día pensando en temporadas venideras, y aunque el sorteo de grupos ha sido caprichoso (no hubo cabezas de serie como se solicitó) y coincidimos en el mismo grupo cuatro de los cinco equipos que el año pasado disputaron la fase de ascenso, más nosotras que venimos de descender de segunda división nacional, el objetivo de este grupo no puede ser otro que meterse un año mas en la fase de ascenso.

-¿Y el suyo personal?

Mi objetivo personal es este que ahora está tan de moda, formar un equipo que nos permita poder disputar todos los partidos con las opciones de ganarlos. Pero el objetivo más importante es que después de cada entreno mis jugadoras puedan decir que son un poco mejores jugadoras que antes de empezarlo.

-¿Qué es lo que más le gusta del futbol?

Como juego en sí, lo que más me maravilla del fútbol es lo fácil que muchos jugadores hacen algo tan difícil, porque si nos paramos a pensar lo difícil que es manejar una pelota con una parte del cuerpo que solo la utilizamos para andar y a la velocidad y precisión que son capaces de hacerlo es algo maravilloso.

Como deporte, bien llevado, el fútbol tiene una cosa increíble y es lo que puede contribuir a la educación de todos los que lo practican. El futbol contribuye a que nuestros hijos adquieran valores como la cortesía, el compañerismo, el afán de superación, la puntualidad, la higiene, la aceptación del resultado, el respeto a sus rivales, el respeto a sí mismos, etc. El fútbol hace que esa ilusión que tienen nuestros hijos por superarse físicamente y mentalmente les aleje de situaciones desagradables que en estos momentos son una lacra para nuestra sociedad y que en edades tempranas son más propicios para poder caer.

-¿Y lo que menos?

Lo que menos me gusta, como a todos, son los desagradables espectáculos que entre padres, entrenadores y gente de alrededor somos capaces de montar alrededor de los partidos, peleas, gritos, insultos, agresiones etc. Por suerte cada vez esto sucede menos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies